La tradición de los primeros viernes se celebra en La Troje y se ha convertido en un referente importante de celebración comunitaria, mes a mes, acompañado de comunidades autóctonas.